5.5.07


La luz hierve debajo de mis párpados.

De un ruiseñor absorto en la ceniza, de sus negras entrañas musicales, surge una tempestad. Desciende el llanto a las antiguas celdas, advierto látigos vivientes

y la mirada inmóvil de las bestias, su aguja fría en mi corazón.

Todo es presagio. La luz es médula de sombra: van a morir los insectos en las bujías del amanecer. Así

arden en mí los significados.



Antonio Gamoneda, Arden las pérdidas

.....................................


Imagen: Huang Shan, por Marc Riboud. 1983

2 comentarios:

maría nefeli dijo...

Ese libro lo releí hace muy pocos días...y me parece un libro de puertas abiertas...a pesar del título...
un beso

sOren vargas dijo...

Bárbaro