14.4.17

PLAYA DE COLLIOURE, 2014

                         a Amparo

Recoges piedras de la playa de Collioure,
un mar nublado sobre el precipicio azul
de tu mirada te habla
de abuelos y de músicas
que no cierran la herida.

Y respiras con lágrimas
cuando sabes que pisas ese barro arrastrado
desde los Pirineos. El nombre de tu padre
te sigue repitiendo las voces del exilio
y un puñado de versos
arroja vida sobre la casa abandonada.
Allí empezó la infancia, aunque nosotros
no habíamos nacido.


José Ángel García Caballero

Imagen: Escritorio, piedra de Collioure
Música: Serrat, Cantares


21.3.17


Hauràs de tornar a escriure
l'obscur epíleg de la teva lògica,
ja que ignores, encara, noms d'ocells
I d'eines oblidades de conreu.
El déu de les mans buides ha tornat
cercant el que no has escrit encara.
Hauràs de prendre al desencís la pròpia,
desitjada grandesa, ja que, sempre,
a les teves històries hi surten
columnes i ponents,
un vell costum de solitari.

        Joan Margarit

        Imatge: Hammershoi
        Música: Noite, Sassetti

11.2.17

wall street
Para Howard Piggee
estou de pé
numa esquina da Wall Street
em New York
esperando por ela
embora saiba que ela jamais virá
meu corpo é uma formiga diminuta
de pé entre milhões de gigantes
a cidade superlotada
o ar superlotado
não há espaço nem para minha alma
táxis amarelos passando
como pêssegos em meu quintal
táxis amarelos passando
e gritando em uníssono
como a América é linda
como a América é linda
ah, e como é afiada!


wall street
                       Para Howard Pigee

estoy de pie
en una esquina de Wall Street
en New York
esperándola
aunque sepa que ella jamás vendrá
mi cuerpo es una hormiga diminuta
de pie entre millones de gigantes
la ciudad superpoblada
el aire superpoblado
no hay espacio para mi alma
pasando taxis amarillos
como melocotones en mi parcela
pasando taxis amarillos
y gritando al unísono
¡cómo es de bella América
cómo es de bella América

ah, y cómo de afilada!

Narlan Matos, Antología Poética Bilingüe. Trad. José Ángel García Caballero. Ed. Maolí, 2016

Imagen: Juan Carlos Mestre

29.1.17

DESPUÉS I

Aunque nadie lo sepa,
soy el Sísifo de este siglo
que carga cada día con
un millón cien mil maletas
en un plúmbeo e incesante viaje.
¡Nadie jamás se lo creería!
¡Ni yo sé cómo me las arreglo
para ir y volver un millón cien mil veces cada día!

Lo único que llama la atención puntualmente
es que he perdido tanto peso
que el color envejecido de las maletas
me tapa el alma.
Bien mirado, parece que ellas anden solas,
inestimables reliquias viajeras
bajo su plomiza carga de ilusiones.

Los hombres en esta parte del mundo
ya se han acostumbrado a su periplo,
aunque de vez en cuando
hay quien para alguna,
la levanta con parsimonia y exclama:
“¡Está vacía!”


Corina Oproae, Mil y una muertes. Ed. La Garúa, 2016

Imagen: filtran

21.1.17

Lo veraz es el cambio,
el meduseo Proteo,
lo amado y desamado
sin maniatadas lógicas,
la absurda zambullida
en lo remoto y ciego,
la senda del desastre
que te ha tentado siempre
a avanzar por lo oscuro
de un nunca visto bosque
de árboles inhumanos.
La vida te ha ofrecido
imprevistas derivas,
el riesgo de excavar
topo, túneles nuevos.

Pero la luz acecha
aun para lo enterrado.
Insiste en dar con ella.

 Ida Vitale, Mella y criba (Ed. Pre-textos, 2010)

Imagen: Yannis Tsarouchis
Música: Nowhere man, Beatles

8.1.17

tres

RECOGERSE EN EL párpado infinito
soñar
contra el desahucio el hambre contra el cansancio

oscilar como si ya nada pasara como si

parpadeo parpadeo parpadeo sueñoscilo

como si fuera agua templada
el horizonte.


Ana Gorría, Nostalgia de la acción (Ed. Saltadera, 2016)
Nací una noche vieja
del frío de diciembre.
Nervios, carreras en la casa,
vapor de agua caliente,
prisas, lágrimas, gritos,
susurros y pañales.
Las luces de aquel cuarto
se fueron apagando con mi llanto
mientras crecía
el bullir de la gente por las calles.
Calma adentro y afuera algarabía,
recordaba mi madre como un sueño.

En aquel desajuste
- todo un presagio -
he vivido por siempre.
Fuera del mundo yo,
aquella habitación, aquellos brazos,
aquella cuna.

Llegué muy tarde al año que se iba
y el que venía me encontró dormida.

Ángeles Mora, Ficciones para una auto biografía (Ed. Bartleby, 2015)

CONCURSO
Te dolió no ganar.

Le pediste a tu padre
que se fuera contigo
a una esquina discreta
donde poder
tragarte la derrota.

Os vi marchar cogidos,
sombras contra el otoño.

Miré a aquel hombre grande
que te daba la mano
y vi su lealtad incorruptible.

Miré tu andar contrito
domando la tristeza,
y vi tu dignidad como un candil
que os iba antecediendo.

Pilar Verdú, Reino de esponjas (Ed. Tigres de papel, 2016)

Imágenes: Remedios Varo, Maria Helena Vieira da Silva, Sonia Delaunay