20.9.16

Ecco, ti raggiungo a fine agosto
e già nel tuo sguardo leggo
l'inizio dell'autunno.
Gli alberi senza foglie
l'erba secca, ingiallita
il sentiero ricoperto
dalle spine, dall'ortica.
C'è tristezza nel grido
tardivo degli uccelli.
Appaiono stanchi e svogliati
come se volassero nell'acqua
per questo muovo i passi
con prudenza, a rilento.
Mi affaccio in un luogo segreto
ma allargato allo sguardo
alle mani degli altri
alle braccia di tutti
al volto esteso
millenario del mondo.

Cierto, te alcanzo a fines de agosto
y ya en tu mirada leo
el comienzo del otoño.

Los árboles sin hojas
la hierba seca, ya amarilla
el sendero recubierto
de espinas, y de ortigas.

Hay tristeza en el grito
tardío de los pájaros.
Parecen cansados y sin ganas
como si volaran en el agua
por eso yo me muevo
con prudencia, muy despacio.

Me asomo a un sitio secreto
pero ancho para la mirada
para las manos de los demás
para los brazos de todos
para el rostro extenso
milenario del mundo.


Alessio Brandolini (Trad. Martha Canfield)

Imagen: Monet, Otoño en Argenteuil

10.9.16

MONEDA AL AIRE

Que la realidad nos trate igual que la usurera
cuando vuelve nuestros mínimos sueños
calderilla del resto del tesoro
me lleva a preguntarme si nos vale la pena
perderse en el bolsillo pequeño de un vaquero,
hacernos invisibles en la mesilla ajena
entre libros, colillas y una copa
o, en las noches de gloria, ser monedas que caen
desde el abrigo roto de un borracho.

Y me digo que sí, algunas veces.
Y sé que me equivoco.


Trinidad Gan

Imagen: Edward Hopper, Wine Shop

28.8.16

SOUNION
Y cada piedra que pisábamos ensangrentada
por el crepúsculo
CHARLES SIMIC

El calor sofocante de la tarde
castigaba los pies de los viajeros,
ya impacientes por el retraso
del autobús, bajo la marquesina
descolorida. Apenas llegaba aire
a mi cerebro y la incertidumbre
se adhería a las células que activan
los sentidos igual que un enojoso
parásito o la mala reputación congénita.

La imagen instalada previamente
en mi memoria se fue haciendo
realidad ante mis ojos,
como sucede a veces con los sueños.
Contemplé, como si en la luz quedaran
suspendidas, las formas celestiales
de las columnas que hacia el distintivo
estival ascendían desde una cota opuesta
al estilóbato, vi cómo ceniza y sombras
se internaban, arriadas sus velas, en un mar
dócil, amansado, cárdeno, sólo mío.
Por un momento el mundo se detuvo.
Mi obsesiva imprudencia me inclinó
a suponer que nada de aquel instante
cambiarían los años, ni siquiera
el violentado friso repuesto en la memoria,
ensangrentado por el crepúsculo,
que unos días después menospreciaba.

Pero cuando contra mi piel
repercutía el canto de los pájaros
y se ahormaba contra el fuste
quebrado de pilastras confinadas
en un drenaje casi sumergido
la espuma de las olas, el inmortal verano
me supe un dios caído a quien pronto
la juventud que entonces disfrutaba
abandonaría como un ingenuo
narciso, sin integridad ni gloria.

Ahora, satisfecha la deuda contraída
con mi yo de aquel tiempo al escribirlo,
varias fotos en blanco y negro
que decoran los últimos peldaños
de la escalera de la nueva casa,
preservan del olvido esta desviada
sensación de melancolía. Yo las observo
cuando subo al trastero con un fervor convencional
tan similar al de que observa
en la vitrina una distribución
de extravagantes lepidópteros
que temo, muchas veces, confundirme.

Carlos Alcorta, Ahora es la noche (Valparaíso ediciones, 2015)

Imagen: Hugh Williams, Extensive view of Cape Sounion



22.8.16

CALIPSO

                        As tuas palavras são de festa e despedida
                       pois tu amas o adeus de cada instante
                       y não a eternidade sem adeus.
                                               MANUEL ALEGRE

Amaba las cosas que eran mías:
el silencio desnudo, salpicado de agua,
la piedra limpia donde crecían los dioses
y bajo los ríos reposaba.
Nada era vencido por el tiempo
y nada era mayor que esa blancura.

Caminaba ciega por los valles,
amada por la tierra.
Recogía flores en desiertos de sombra,
con todo el fulgor de la alegría posado
en cada gesto.

No existía el principio ni el fin del vuelo de los pájaros.
Cruzaban el aire
en círculos de nieve, buscando la mañana.
Besé la claridad como bebía el agua más pura
de limpios manantiales.

Y casi te hice eterno.

Pero nunca pude adivinar
lo que la mano de la noche
estaba haciendo
- tan callada y lenta -
al fondo de esta luz,
a cada instante:
un eterno adiós de todo aquello tan hermoso

que fue mío y ya no estaba.

Marta López Vilar, En las aguas de octubre (Ed. Bartleby, 2016)

Imagen: Calipso promete la inmortalidad a Odiseo, Jan Styka

17.8.16

Cançó d'albada

Desperta, és un nou dia,
la llum
del sol llevant, vell guia
pels quiets camins del fum.
No deixis res
per caminar i mirar fins al ponent.
Car tot, en un moment,
et serà pres.


Salvador Espriu

Imatge:Picasso, Horta de Sant Joan