2.11.07

noviembre


la mirada detenida sobre las cosas con ojos entornados
es tan sólo un emplazamiento, un lugar dentro de lo visible,
soy yo la que miro pero por breve rato mientras se prepara
el alimento y la jarra sagrada, la voraz búdica tetera,
llena hasta la boca, aguanta ática su penitencia de agua
sin encender lo estable de su barro, sin calentar apenas
la arcilla de que está hecha ni el corazón en ascuas
como un buen consejo de mañana, una lección oriental
para la próxima hoguera

Esperanza López Parada


Imagen: Hirsoshige "Jardín de los ciruelos de Cameido"


y Beethoven:


2 comentarios:

cheeck to cheeck dijo...

me encanta esa esencia oriental, recuerdo que a una protagonista de un cuento inacabado le di la pasión por los jardines orientales...tenemos que hablar de conciertos y de quedar, y de vernos..lega el invierno demasiado deprisa..viste las fotos de cortázar en el babelia de este sábado?

maría nefeli dijo...

Delicadeza en letras...sigilo y verdad...
un beso