23.10.07

Olissipo, o porto encantado


CALIPSO



En tus palabras hay cántaros rotos,
en tu voz una flauta tocando en una tierra distante.
Serías conmigo igual a los dioses,
no marcaría el Tiempo con sus pliegues tu rostro
ni te recibiría Perséfone en sus brazos de sombra.
Mas prefieres un cuerpo de mujer
al cuerpo de una diosa. El tiempo que transcurre
al Tiempo inmortal.
Ah, tú prefieres la ceniza de Penélope
a la llama eterna de Calipso.
Y bebiste mi vino. De todos los mortales, sólo tú
tuviste entre los brazos la belleza que no muere.
Mas siempre me hablas como si no estuvieses aquí,
aprietas en mi cuerpo un cuerpo ausente,
buscas en lo que tienes lo que no hay.
Junto a Penélope tenías nostalgia de una diosa
y junto a una diosa tienes nostalgia de Penélope.

La eternidad buscabas al lado de la muerte
y es muerte lo que buscas al lado de la eternidad.

ULISES



De ser inmortal, oh diosa, yo moriría,
moriría eternamente si no muriese
y así muriendo no tuviese que vivir
como si fuese eterno en cada instante
en que pasando soy quien no va siendo
y de no ser es sólo quien va pasando.
Si de los dioses es todo el Tiempo,
de nosotros es sólo un instante. Y sólo de nosotros la nostalgia.
De los dioses lo que más amamos es el siempre,
pues sólo de nosotros es el nunca jamás.
Bien pobre es Penélope porque es mortal.
Y aunque sea entre las mujeres la incomparable,
¿cómo puedo compararla a ti que eres inmortal?
Mas, ¿sería Penélope tan bella
si no tuviese que morir?
Ah, sé que volviéndome igual a los dioses
no tendría nostalgia de perderte.
Mas, ¿podría amar a Penélope
si no tuviese que perderla?
Me darías el tiempo indivisible,
pero sólo en Penélope está la fiesta de tocar el tiempo
como quien se despide.



Manuel Alegre, Um barco para Ítaca (traducción rápida de Viernes)


(Cuenta la leyenda que Lisboa fue fundada por Ulises en su casi eterno viaje hasta Ítaca, de ahí el nombre de Olissipo que con el tiempo derivó en Lisboa... Históricamente parece ser que la etimología es greco-fenicia (Allis Ubo, el puerto encantado)... En el fondo es una ciudad nacida con esa connotación oriental de que los nombres determinan el carácter, no muy lejos de la que se vislumbra en el texto de Manuel Alegre, aquella ciudad condenada a amar aquello que tiene que perder....)


a Imagem é dos telhados de Lisboa no verão

2 comentarios:

maría nefeli dijo...

Hermosos versos que conocía y que reafirman mi idea de un Egeo atlántico...
no conocía la acepción de "porto encantado", mas sim, para mim, de de porto de mágoa...
um beijo
(agora que posso escrever um pouco em português...)

cheeck to cheeck dijo...

Eres una fuente continua de poemas, gracias por los descubrimientos que ofreces, te imagino recién salido del mar, todavía con la escafandra de tesoros puesta,un beso. Laura.