17.12.11

Sobre la tierra
un pecho que se aprieta contra una espalda rígida

- las piernas
por una eternidad entrelazadas –

Es el amor en piedra convertido
por el hirviente magma del Vesubio

como si lo mordiera la costumbre
(esa forma taimada de la muerte).

Piedad Bonett, Explicaciones no pedidas

Fotografía: Matthieu Colin, Pompeya
Música: Jacques Brel, "Le porchine amour"
http://www.youtube.com/watch?v=KYOrFU8Qxro

3 comentarios:

Amparo dijo...

Qué bonito y qué triste. Pompeya es una de esas grandes contradicciones, no sabes si alegrarte o llorar de haber podido aprender tanto "gracias" a la erupción del volcán...

viernes dijo...

claro, es
esa extraña belleza de las ruinas... Gracias por visitar este espacio, :)

Toni dijo...

Me encanta el final, la costumbre como forma de muerte. Es un tema muy interesante y que a todo el mundo en algún momento inquieta.

Estaré por Valencia en Navidad, liado con familia y novia, pero quizá podamos quedar.