20.11.11

KALI TIENE CUATRO BRAZOS


Esta carretera es larga.

Esta carretera lleva a todas partes. Desde aquí, se puede llegar a cualquier lugar.

Esta carretera está llena de grillos. Los camiones hacen ruido, las ruedas hacen ruido, las mercancías hacen ruido.

El tiempo hace ruido, la muerte hace ruido.

Gira el astrolabio al borde de la carretera, al borde del arrozal, al borde de la simiente sonora y estéril que comunica Kampur con Delhi, Londres con Vadora y el carmín con la sangre invisible.

Lugares marcados en la ruta de la crisálida muerta.

Al fin, las distancias no existen y todos los camiones transitan por un camino de grillos. La cámara lo sabe, las ruedas y las llaves lo saben, hasta las hormigas lo saben cuando llevan su brizna de sonido hacia el hangar.

Esta carretera es larga. Kali tiene demasiados brazos.

Y nosotros giramos la página en silencio.


Guadalupe Grande, Hotel para erizos

Imagen: Marcello Suaznabar
Música: Cristina Branco, Circe
http://www.youtube.com/watch?v=UL156aTN3js

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace poco una amiga volvió destrozada de La India. Viajó de mochilera. Poco después tú y yo coincidimos accidentalmente con el poeta Jorge Teillier. Ahora leo esta última entrada y definitivamente me rindo ante tu limpidez y humildad estética. Como antaño esperaba la publicación del último número de mis revistas preferidas (NUEVA ESTAFETA sobre todo), hoy aguardo expectante tu última entrada semanal. Y como creo en los intercambios entre afines, te propondré a dos poetas que, confieso, he descubierto recientemente: WALTER HUGO MAE (Angola) y MARIA LAINA (Grecia).

viernes dijo...

Muchas gracias por pasar por aquí. A Walter Hugo Mãe lo he leído poco, es un poeta interesante. María Lainá me gusta mucho, ya puse alguna entreda:
http://lunaenelsur.blogspot.com/2010/08/calma-estival.html

Un saludo, :)

Toni dijo...

¡Precioso! Gracias.